jueves, 1 de noviembre de 2007

Bocas 05

Una ciudad

Una ciudad que nunca me llamó pero que ha conseguido evocar en mí sentimientos, recuerdos. Calles que terminan en el mercado de Atarazanas de Málaga y me traen bellos recuerdos. Es una ciudad predestinada para el cine. Ya son muchos los años que se muestra aquí. El cine Roxy, se inaugura en 1936, una gran sala de dos plantas que, tras la reforma, quedarían en dos amplias pantallas. Desde fuera, la fachada evoca la época dorada del cine con toques art decó.
Desde las recónditas y oscuras salas del Casablanca se oye la voz del acomodador con la última llamada para la sesión. No hemos cambiado tanto.
Espectadores que, contra corriente, entran en los cines para implicarse en las películas y no para evadirse. Vivir otra realidad. Emocionarse.
Eso me esperanza. El séptimo arte no muere. Vive en cada uno donde no aparece la palabra FIN.

Lo que quedará siempre son las Bocas que besan en las grandes películas de amor.


1 comentario:

Enyesque dijo...

El docu de mi colega triunfó! Primer premio! jejeje
Ya me contarás tu experiencia en la segunda edición del viaje al cine...