martes, 15 de mayo de 2007

Sentir

No entiendo cómo lo puedes hacer. No comprendo que disfrutes estando en boca de todos, infectando cada día a más lenguas que antes no se atrevían a acariciarte. No puedo lograr asimilar como vuelves a mí a pesar de que un día te condené al ostracismo fuera de mi forma de ser.
Tampoco digiero como tú te haces con sus premisas para alimentar tus días, dejándote secuestrar por la ficción de lo que no eres. Por el mero hecho de llenar cada día una vanidad que engorda como una dieta a base de hidratos de carbono y
sabe a una pizza aceitosa que ya ninguno quiere probar.

Por mucho que miro al horizonte no veo más que la contaminación de tu manipulación, que me hace rechazar los nuevos lugares que voy conociendo. Y no por prejuicios, sino por la demostración de los hechos empíricos que me tocó SENTIR.



1 comentario:

Rafa Venutz dijo...

Déjalo, caerá por su propia necedad.