sábado, 12 de agosto de 2006

Me río de Janeiro

Como es verano, voy y la cago

Me hallaba yo en un destino paradisíaco, con un cóctel exquisito reposando en la arena y mi periódico entre las manos cuando leí esta noticia: "Un grupo de personas agreden a dos homosexuales por besarse en una piscina". En ese momento se me cayó todo el bronceado de encima y mi factor 15 acabó devorado por la arena. Más estupefacto me quedé cuando avancé unos párrafos y descubrí que los presuntos agresores habían sido de ¡¡raza gitana!! "Esto tiene menos sentido que una canción de Alex Ubago", pensé. Y es que me resulta paradójico que un grupo social que está marginado -me atrevo a decir que más que los gays- cometa ese tipo de actos. Pero chicos, si queréis que os acepten a lo mejor tenéis que respetar a los demás (oye, que es lo que digo yo quizá no lleve razón. Que yo aún no soy sociólogo..) Y es que no había visto algo tan desafortunado desde que en una primera cita alguien me dijo: "Pues a mí al principio no me has gustado nada, pero ahora sí" En ese momento yo sentí lo contrario.
Avanzo las páginas del periódico y veo el desastre del fuego en Galicia. Es en este momento cuando caigo de mi hamaca de bruces contra la arena al ver al candidato a la Presidencia de la Xunta, Núñez Feijóo, ayudando en la extinción de incendios. O al menos lo que él entiende por acabar con el fuego. La foto es más ridícula que un posado de Belén Estéban en una biblioteca. Feijóo posa con una manguera-con la que tardaría lustros en llenar la bañera de su chalé- intentando sofocar unas pequeñas llamas. Hasta ahí poco podemos criticar, pero hay que contemplar el modelito que luce el gaviotero. Una camisa blanca ¡¡impoluta!! En la que no hay ni un ápice de mancha (y que se atrevan a mancharlo que esa ceniza no sale con nada) acompañado por unos vaqueros de marca y unos zapatos comodísimos para la alta montaña. Lo más chic en la pasarela da fuego. Una auténtica vergüenza para las personas que están arriesgando su vidas para sofocar el fuego. Pero hay que aceptarlos tal y como son. Pensé que después de la foto de Ana Obregón con un look de colegiala lo había visto todo, pero no. Sorpresas te da la vida.

1 comentario:

Enyesquería dijo...

Así me gusta, periódico en mano, factor 15 por el cuerpo, arena decorándolo todo alrededor...el cuadro de dominguero sería perfecto si hubieras nombrado la sombrilla!!! Jajaja.Aún tenemos capacidad para asombrarnos, eso es bueno. Mejor aún que tener 50 años y querer evocar los 14...Ahora mismo Anita querrá echarse de novio a su hijo. En fin,nosotros estaremos aquí para comentarlo. Y la pasarela del fuego creo que termina hoy:esperemos.
Bsitos