martes, 3 de octubre de 2006

Silueta de un pasado

A menudo recuerdo tus lamentos por la situación que nos unió. El momento en el que nuestros ojos se miraron. Cuántas veces maldijiste a nuestra ventura, evadiendo así tu decisión personal. Y yo no lo entendía. Te anclaste como la música de un cantautor. Ahora comprendo tus recelos. Si querer es poder, y lo así entiendo hoy, lo tuyo no era un querer. No creo en los que se lanzan con casco a las piscinas, no creo en las musas con abrigo, no quiero luces apagadas ni música ahogada. Ahora soy yo quién culpa al destino por hacinarme desterrado al pasado con tus imágenes.

1 comentario:

Venutz dijo...

musas con abrigo .. eso no se me olvida ya, me encanta :)

salu2