sábado, 2 de septiembre de 2006

Historias para no dormir

Me vienes a mi igual que a cualquier otro, como cada viernes y sábado, a contarnos de memoria tus historias para no dormir, que te sabes de retahíla. Lo más triste es que todos nos damos cuenta de lo patético de la situación menos tú.
Y aunque sea la primera vez que me cuentas tu vida, obra y milagros, me aburren. No ya porque se que son mentira, ni porque no me interesan, sino porque no tienes creatividad; con lo fácil que sería que cada fin de semana nos contaras una mentira diferente... que improvisaras un poco tus absurdas ocurrencias, cuentos chinos a fin de cuentas.
Pero si así eres feliz, no le des más vueltas. La clave de la felicidad es la ignorancia.

3 comentarios:

Venutz dijo...

Envidiamos la ignorancia, creo. Por lo menos a ratos, cuando la realidad jode y aplasta y la vemos "desde fuera" en boca de otros. Síntoma de que nuestro entorno está todavía en los cimientos.

salu2

Venutz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Venutz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.